Autoestima

Comencé a especializarme en todo lo relacionado con el funcionamiento del subconsciente a principios de 1993. Durante ese año y los siguientes aprendí muchísimo; descubrí, experimenté, investigué, practiqué, compartí, enseñé, reflexioné, analicé… A inicios de 1995 tuve una de las experiencias más trascendentes de mi vida. Antes de esa fecha, como la mayoría de la gente, realmente creía que yo era una persona con muy buena autoestima.

Durante esa experiencia, por medio de un ejercicio de VISUALIZACIÓN (la técnica principal que llevaba dos años enseñando y utilizando de manera sistemática), se desbloquearon recuerdos muy dolorosos de mi infancia. Con lo que ya sabía del subconsciente me resultó claro que tenía un importante trabajo que hacer al respecto a fin de “sanarme”. Junté a un pequeño grupo de “discípulos” que ya tenían mucha práctica en el uso de técnicas subconscientes y durante un año realicé una investigación sistemática que me permitiera comprender a fondo todos los mecanismos de la autoestima, así como sus consecuencias en la vida de las personas.

Comencé a diseñar distintos métodos que pudieran ser útiles para reprogramar de manera eficiente la autoestima. Los fui probando yo mismo y con cada uno de los integrantes de dicho grupo. Al mismo tiempo llevé a cabo una meticulosa revisión de conductas, emociones, reacciones, actitudes que había tenido a lo largo de mi vida, que cada persona del “grupo de investigación” había tenido y que muchas personas que me rodeaban habían tenido. Esto con el fin de identificar todo el impacto derivado de las carencias de autoestima.

Leí todo lo que encontré alrespecto . Por desgracia, la mayoría era  información totalmente sin mucha utilidad. Encontré pocos autores que realmente supieran de lo que hablaban. (Es muy difícil que alguien pueda aportar algo valioso en relación con la autoestima si no tiene un conocimiento amplio de cómo funciona el subconsciente.) Al final de ese año (1995) tenía ya una gran claridad de lo que verdaderamente es la autoestima. Había desarrollado métodos eficaces para reprogramarla. Había diseñado un diagnóstico suficientemente preciso para medirla y medir los cambios que pueden generarse por medio de una reprogramación adecuada.

Así, en 1996 impartí el primer programa de AUTOESTIMA para jóvenes y adultos. Para todos los que  participaron  fue  una experiencia de crecimiento y transformación extraordinaria. En los siguientes años continué perfeccionando mis métodos. Continué investigando, analizando, descubriendo, profundizando. En 1997 impartí el primer programa con técnicas para erradicar miedos e inseguridades, lo cual me permitió comprender con más claridad la diferencia entre miedos relacionados con la autoestima y otros que no tienen que ver con ella.

Durante 1998 y 1999 realicé otra profunda investigación. Esta vez mi objetivo era crear el mejor programa que pudiera existir para potenciar el desarrollo de un bebé durante la gestación, ya que mi esposa Diana y yo estábamos esperando con mucha ilusión a nuestra hija mayor: Litsie. Como parte del programa que desarrollé, uno de los elementos más importantes es que los futuros padres comprendan la trascendencia de la autoestima en la vida de su hijo o hija y la manera como comienza a desarrollarse desde la etapa de la gestación.

Este primer programa se extendió al “Hipercurso Padres e Hijos” que desarrollé y estuve impartiendo en varias ciudades a partir de 2001, año en que tuvimos nuevamente la dicha de ser padres al nacer nuestra segunda hija, Leslie. Para papás y mamás con niños de todas las edades, desde recién nacidos hasta niños mayores, uno de los elementos más cruciales es la comprensión de la manera como se está desarrollando la autoestima de sus hijos e hijas y el impacto que tendrá durante el resto de su vida.

Todavía en la búsqueda de profundizar más en la comprensión de este aspecto tan trascendente en nuestras vidas, durante 2004 convoqué de nuevo a un grupo de personas que ya había participado en varios de mis cursos a fin de llevar a cabo un “programa intensivo de perfeccionamiento de la autoestima”. Desde entonces, a lo largo de los años, he impartido talleres y conferencias; he asesorado a una gran cantidad de personas en la reprogramación de su autoestima y en el desarrollo de la autoestima de sus hijos e hijas.

Encontrarás mucha información importante al respecto en mis libros así como en diversos materiales que estoy difundiendo a través de las redes sociales pues sé que toda esta experiencia es una de las aportaciones más valiosas que puedo dar a la gente que me rodea. photo5photo1

Anuncios